Menú de Herramientas


Santander Cantabria a 21 de Febrero 2018



Cotización Ibex 35


Llarena decreta orden de detención contra Anna Gabriel

Vergüenza




17-08-2010 09:00:00

Fernando García de Cortázar - Barcelona ha pasado del anhelo de libertad del 11 de septiembre de 1977 al despotismo de la tribu de julio de 2010, y quien aplasta la conciencia pública no es ya la bota de un César, sino toda una aristocracia política que confunde la democracia con la ortodoxia sentimental.


Lo dijo ya Unamuno en 1906, después de una brevísima estancia en la Barcelona bullanguera y jactanciosa del poeta Maragall, en pleno apogeo de los catalanistas de la Lliga Regionalista: «Aquello no es serio. Y luego no toleran la contradicción, y al que no les dice lo que quieren oír le declaran memo o poco menos».

Aunque más de un siglo separa la Barcelona actual de la Barcelona a la que se refiere Unamuno, lo cierto es que, en los últimos años, cada vez que el azar me ha llevado a la Ciudad Condal, la sensación que me ha producido la visita no ha desmentido nunca la amarga impresión que el viejo pensador bilbaíno puso por escrito en la primera década del siglo XX. No, «aquello» no es serio. «Aquello» es una feria de vanidades, imposturas políticas y puerilidades románticas, un lugar inmejorable para las aventuras de Tartarín de Tarascón, famoso por sus fanfarronerías.

Hay que decirlo claramente, sin rasgarse las vestiduras, pero también sin complejos. Porque la campaña de invectivas y dicterios lanzada por los dirigentes catalanes contra la sentencia del TC y la manifestación del 10 de julio en Barcelona han igualado en desfachatez a las organizadas por los aduladores del régimen franquista en la plaza de Oriente. La historia produce esas paradojas, y nada resulta más grotesco que ver a una clase política entera disfrazarse de mártir para exigir un pasaporte de inmunidad perpetua y situarse por encima de una ley que nos iguala a todos los españoles en libertades, derechos, garantías y obligaciones civiles. Nada resulta más descorazonador que ver cómo la Cataluña oficial participa en esa farsa de prepotencia y resentimiento, y ello, en nombre de un puntilloso celo democrático.
D No me sorprende que, ante la imagen del señor Montilla proclamando que ningún tribunal de este mundo puede alzarse contra el sentimiento general de Cataluña, algunos intelectuales catalanes alejados de la opción nacionalista no aguanten más.

¿Cómo no sonrojarse? ¿Cómo no sentir vergüenza ajena? Han visto a unos políticos explotar con estruendo y jactancia el más ruin y zafio de los patriotismos: unos dirigentes que se llaman a sí mismos hombres de Estado, pero que al mismo tiempo no renuncian a la agitación como arma política. Han visto a la prensa local plegándose unánimemente a la propaganda oficial, alimentando las pasiones más primarias, promoviendo furiosamente una campaña sectaria anulando en sus informaciones todo deseo de verdad, cometiendo, en fin, lo que Émile Zola llamó el más vil de los crímenes: «el de ofuscar la conciencia pública y extraviar a todo un pueblo». Y por último, han visto a un amplio sector de la sociedad echándose a la calle en defensa de la patria amenazada, siguiendo la poderosa pulsión irracional que dice que Cataluña es una obra divina, y dando a entender que si hay algunos —o muchos— que no piensan así, es que no son buenos catalanes, o peor aún, cómplices del secular complot españolista tramado en los círculos opresores de Madrid.

D Pero la responsabilidad de la mayor crisis institucional que ha atravesado España desde 1978 no sólo hay que buscarla en los dirigentes de los partidos nacionalistas y en buena parte de los socialistas catalanes acomodados. Todos ellos acostumbrados al regateo sin límite, a la búsqueda del privilegio disfrazado de derecho, a la falta de lealtad al Estado, a disimular su ineptitud tras un victimismo sentimental y a buscar chivos expiatorios para los propios fracasos. También son responsables esos héroes del progreso que piensan que para ser de izquierdas basta con decir pestes del PP, ganar guerras que terminaron hace más de setenta años y, sobre todo, asumir los mitos mágicos de los nacionalismos periféricos. Por pereza, por oportunismo electoral, por carencia de una idea clara del Estado, la izquierda española ha preferido alimentar el halago y los más diversos narcisismos regionales antes que valorar la historia en común, antes que proteger el sistema de solidaridades sociales y políticas que mantienen en pie un país moderno y garantizan la igualdad de derechos y obligaciones de sus ciudadanos.

La consigna oficialista dice que fue la intransigencia de Aznar —¡siempre Aznar!— lo que multiplicó a los separatistas, pero lo cierto es que fue el actual presidente de Gobierno —el más frívolo que ha ocupado el cargo— quien abrió la caja de Pandora de las revisiones estatutarias y estimuló las exigencias del nacionalismo catalán, prometiendo aceptar en las Cortes, al pie de la letra y sin preguntarse por los costes futuros de ese compromiso, el texto aprobado en el Parlamento autonómico.
D Por otra parte, cuando el Estatuto salió del contexto político y entró en el ámbito judicial, Zapatero y la izquierda al completo no tardaron en propagar la idea de que el recurso planteado por el PP era un claro reflejo del agresivo españolismo que, supuestamente, se cuece en la calle Génova. Muchos dijeron entonces que era preciso dar el visto bueno al nuevo ordenamiento por conveniencia política, por ánimo de conciliación, por respeto al sentir arraigado en el pueblo catalán. A nadie pareció preocuparle el cúmulo de despropósitos que recogía el texto ni que éste hubiera sido aprobado en un referéndum por sólo el 36 por ciento de los ciudadanos con derecho a voto. Nadie pareció reparar en que la democracia no sólo está hecha de resultados políticos: también de procedimientos. Muy pocos quisieron darse cuenta de que la abolición del derecho en beneficio de abstracciones como las masas o el pueblo siempre es el primer paso hacia el despotismo, cuando no el germen de las peores pesadillas de la historia.
El error es imperdonable. Porque hay que estar muy ciego para no ver que a fuerza de centrifugar el Estado hace demasiado tiempo que estamos destruyendo la igualdad en derechos y garantías civiles de todos los españoles. Hay que estar muy ciego para no ver que el mayor peligro que amenaza los derechos y libertades plasmados en la democracia de 1978 reside en los nacionalismos que ponen los compromisos identitarios, las raíces imaginarias y las unanimidades coactivas por delante de la racionalidad, por encima de deberes y lealtades sin los cuales el delicado tejido civil de la convivencia se desgarra en una rapiña de privilegios y agravios.

No hay nada ganado firmemente. Todo puede conquistarse, ¡sí!, pero también todo puede quebrarse y rodar por los suelos una vez más. Como recordara Vargas Llosa, en los años sesenta Barcelona era una ciudad cosmopolita y universal; ahora es nacionalista y provinciana. La Ciudad Condal ha pasado del anhelo de libertad del 11 de septiembre de 1977 al despotismo de la tribu de julio de 2010, y quien aplasta la conciencia pública no es ya la bota de un César, sino toda una aristocracia política que confunde la democracia con la ortodoxia sentimental y el patriotismo con la adulación y la unanimidad. ¡Qué triste, qué inquietante! Más de treinta años después de la Constitución de 1978, más de treinta años después del mayor acto de pluralidad y consenso de nuestra historia, volvemos al más odioso, necio y excluyente de los patriotismos.

¿Quieres envíar un comentario?


0p9C0z

Editorial : EL Ventanuco

1432577391_381487_1432623792_noticia_normal.jpg

Rajoy y el PP tocados, pero no hundidos. (Todavía)


Y el cubo de la mierda sigue llenándose. Y Granados escupió y alcanzó a Cifuentes. Y González, Camps y a la difunta Rita Barbera, y sumo y sigo, y seguirá.

Más info

Ver más editoriales

Editorial : EL Criticón

Teresa de Calcuta (1).jpg

Oenegés, no tan solidarias…


Pedro Arce Díez.- Estos últimos días han saltado a los medios de comunicación graves escándalos de algunas conocidas ONGs, como Intermón Oxfam o Médicos sin Fronteras (MSF) que ponen en guardia la generosidad de la gente, pues con el dinero recib...

Más info

Ver más criticones


Entrevista Dra. Ana Tejerina

Columna de opinión

carlos.jpg Carlos Magdalena Menchaca .-

Y suena la campana, llega el recreo, llega la violación
¿La actual sociedad española tiene conciencia? Julio Cesar pasó el Rubicón arrastrando un riesgo consciente, pero con un fin y objetivo, famosa sigue siendo su frase: “alea lacta est”....

Leer opinión

Sin título.jpg Juan Goti Ordeñana .-

¿Cómo se entiende hoy la libertad?
En el Ateneo de Santander se ha cancelado una conferencia acordada a la profesora Alicia Rubio, por el único motivo de ser crítica con la ideología de género. Merece la pena considerar este hecho, puesto que con esta actitud hacemos poco servicio a la democracia, en la que queremos vivir. Hagamos una reflexión de la actuación de este centro cultural. ...

Leer opinión

Comentarios(3)

logo.jpg Redacción .-

El Ateneo de Santander ya no es un foro de libertad y pensamiento
Hace unos días se pretendía dictar en el Ateneo una conferencia titulada - La dictadura de la ideología de género-Y el Ateneo después de dar su inicial VB dijo No. Nuestra perplejidad no tuvo límites. ...

Leer opinión

Comentarios(4)

f.jpg Jesús Salamanca Alonso .-

Vuelta a los mismos errores
Este fatídico personaje fue el creador de aquel concepto de las "naciones" de España....

Leer opinión

Manuel Olmeda Carrasco.jpg Manuel Olmeda Carrasco .-

Derecho, ley y justicia
Sé que el tema presenta controversias dispares, si no desatinadas. Visto con criterio, creo razonables las diferentes líneas divisorias. Ocurre, sin embargo, que apelar aquí al sentido común implica un esfuerzo suplementario, ímprobo, casi imposible. ...

Leer opinión

Campuzano.jpg Dr. Alfonso Campuzano .-

Temerosos del clima
Desde hace unos años a esta parte estamos asistiendo a una carrera desenfrenada a ver quién es el que más datos aporta, intentando acertar en la predicción del cambio climático atípico que nos está tocando vivir, de manera que los ritmos que se marcan los científicos calentólogos, que no enfriólogos, son los mismos que cuando se intenta bailar cualquier danza de la que se desconocen sus pasos....

Leer opinión

gem.jpg Gemma Sánchez Lombilla .-

Machismo y feminismo
Quisiera en primer lugar para comenzar mi reflexión personal ahondar en las definiciones de machismo y feminismo y en la diferencia entre ambas. Echo en falta en estas definiciones la de la figura contrapuesta al machismo, es decir la de la actitud de prepotencia de la mujer sobre el varón, que digo yo que también exista....

Leer opinión

150511.EL ZAPICO (1).jpg Pedro Arce Diez .-

Sera
¡No puede ser!... Esta fue la contestación matutina a una mala noticia. Me comunican que Serafín Fernández Villazón, Sera para los muchos amigos que se había granjeado, había fallecido repentinamente, a temprana edad y con una salud que parecía espléndida; yo sabía que en los últimos días le asaltaba alguna preocupación....

Leer opinión

Javier-Puente-editado-696x530.png Javier Puente Redondo .-

El Ateneo de Santander ha cercenado la Libertad de expresión y de opinión
Año 1933. Período de entreguerras. Alemania sufre una gran recesión económica causada por las indemnizaciones de guerra que tenía que pagar y por una industria que veía limitada su capacidad de producción a instancias de Francia....

Leer opinión

Otros colaboradores

Boletín Cantabria liberal

Suscripción al boletín

Aviso Legal

Palacio de Festivales Cultura Agosto Transportes de Cantabria

Subir

Crónica Negra

Sección del lector

27-01-2017 22:15:31

Carta abierta al consejero de Educación de Castilla y León.

Sr. D. Fernando Rey Martínez –Consejero de Educación- Le recuerdo que su Consejería lleva años sin hacer los deberes y con un claro abandono a los centros públicos específicos de educación de adultos.

Autor: Jesús Salamanca Alonso

Ver más Cartas


Envía tu Carta


Ver más Fotos


Envía tu Foto

El tiempo

Tiempo Santander

Enlaces


Cantabria Liberal, un periódico Veraz, Independiente y Plural, desde Cantabria (España) en clave liberal.

Registro Mercantil de Cantabria, Tomo 908, Folio 101, Hoja S 18758, Inscripción 1ª
Editorial Cantabria Liberal S.L. CIF: B39654017
Fuente: Agencia Europa Press

Cantabria Liberal CantabriaLiberal.com | Aviso legal | Contacta

Subir

Denoe Servicios SaaS