Noticias de Cantabria
Opinión 12-10-2018 07:00

La alcaldesa de Aguilar ha conseguido algunas obras a destacar que han atraído peregrinos

Las Edades del Hombre en Aguilar de Campoo, por Pedro Arce Diez

Hace unos días he estado visitando la Exposición de las Edades del Hombre en Aguilar de Campoo, con el mensaje de “Mons Dei”; y he salido plenamente satisfecho del montaje que han hecho en las dos sedes de la ermita de Santa Cecilia, situada a media ladera de la colina que corona el castillo de Aguilar y la colegiata de San Miguel, ya en el centro de la villa y en un extremo de su magnífica plaza porticada.

Cuando ya hace más de un cuarto de siglo, se celebró la Expo de Sevilla, me causó una grata impresión que en el pabellón del Vaticano hubiera una pieza de Cantabria; en esta exposición de Aguilar de Campo, había varias de Cantabria, como el Cristo de Victorio Macho, escultor palentino muy relacionado con Cantabria, que está en la Iglesia de Corrales de Buelna; o un magnífico cuadro pintado por José Ramón Sánchez…

 

 

He visitado casi todas las exposiciones de Las Edades del Hombre y, lógicamente, las primeras de Valladolid, Burgos, León, Salamanca,… fueron excelentes; sin embargo, las últimas que he visitado, expuestas en localidades más pequeñas, tienen su mérito y un contenido que está variando con el paso del tiempo, ya una treintena de años. ¡Reinventándose!

 

Es importante la labor de los alcaldes de estas pequeñas villas para traer a la misma esta exposición, como es el caso de la alcaldesa de Aguilar de Campoo, María José Ortega Gómez, que ha conseguido algunas obras previas para la instalación y acogida de los muchos peregrinos que hemos ido hasta Aguilar de Campoo con este motivo. Yo he ido con los miembros del Centro Aragonés en Cantabria y hemos pasado un agradable día en la localidad palentina, pudiendo disfrutar, además, de la propia villa, de un almuerzo en la misma, del paraje existente en el embalse de Aguilar y de la visita al Monasterio de Santa María la Real, además de las compras, como las buenas galletas Gullón, donde les dejamos casi sin existencias.

Por consiguiente, cada edición de Las Edades del Hombre es un éxito religioso, pues es un aldabonazo a las conciencias de los creyentes y no creyentes y en este caso es una auténtica “catequesis”; es una proyección cultural de gran importancia que la Junta de Castilla y León ya puso en marcha hace 30 años y que ha llegado a casi todo su territorio e incluso ha viajado a Amberes (Bélgica) y Nueva York (Estados Unidos); es una ocasión turística para la localidad y su entorno de darse a conocer y generar durante el tiempo en que está abierta todos sus recursos, incluso para tiempos posteriores; es una oportunidad para todos sus ciudadanos, en especial la hostelería, que vive momentos de esplendor en esas fechas si sabe aprovecharlo y, si lo sabe hacer bien, dejar el buen recuerdo para que el peregrino/turista vuelva…

En definitiva, es una ocasión única que quien lo sabe utilizar y aprovechar, recoge todas las sinergias positivas que una edición de estas características ofrece. Y si alguno aún no ha ido, estará abierta hasta el 9 de noviembre.

Y el año que viene, en Lerma (Burgos). ¡Nos vemos allí!

 

     

 

Sé el primero en comentar